25 de noviembre de 2020: Manifiesto Red EQUO Mujeres contra la violencia hacia las mujeres y niñas

Tal y como nos recordaba nuestra admirada Simone de Beauvoir cada vez que la sociedad se enfrenta a una crisis la violencia contra las mujeres aumenta y nuestros derechos sufren retrocesos. Al partir de una posición más vulnerable por sufrir una discriminación previa los impactos de cualquier otra problemática son mayores en nuestras vidas. Y el machismo que sufrimos de forma cotidiana siempre encuentra una forma de retroalimentarse con las peores calamidades.

La pandemia ha puesto de manifiesto que aún nos falta un largo camino para  esperar que los derechos de las mujeres sean reforzados, o al menos se mantengan indemnes, en  alguna situación de crisis. El Covid19 ha triplicado la tasa de violencia machista  en algunos países, en otros las desapariciones de mujeres han alcanzado cifras desorbitadas. Aquellos con culturas más misóginas están actuando de la forma más reaccionaria y terrible.

En España los datos también muestran ese incremento tras la aparente calma del confinamiento en que disminuyeron las denuncias por las dificultades para interponerlas.

Desde la Red EQUO Mujeres instamos a todos los gobiernos autonómicos y regionales a implicarse activamente y desarrollar sus competencias para reforzar la protección a las víctimas. Las instituciones más cercanas a la ciudadanía deben estar en primera línea detectando los problemas más urgentes y dando una primera respuesta cercana y solidaria. Lamentablemente este año varias campañas han sido muy desafortunadas lo que ha puesto en evidencia el desconocimiento de algunos grupos políticos y sobre todo su desprecio hacia el movimiento feminista con el que no se ha contado.

Demandamos políticas públicas eficaces y que cuenten tanto  con la participación del movimiento colectivo y autónomo de las mujeres como con el asesoramiento de profesionales especializados en esta problemática social. Es urgente un compromiso presupuestario postcovid más valiente para partidas concretas de Viviendas y alquileres sociales, de bonificaciones y mejoras para el acceso a todos los servicios públicos; Transporte, becas para Educación, plantillas estables en los centros de atención a mujeres y menores supervivientes, ampliación de horarios y más personal en los Centros de Atención Primaria.

Exigimos que los Poderes Públicos asuman sus funciones ineludibles para erradicar  el terrorismo machista más allá de su ideología. Las acciones encaminadas a un fin último de eliminar la violencia machista de nuestras sociedades le corresponden a las instituciones democráticas como garantes de los derechos de toda la ciudadanía a una vida libre y digna.

Reclamamos en especial medidas para abordar la violencia machista hacia las mujeres mayores. La combinación de género y edad hace más proclives a las mujeres de mayor edad a sufrir algún tipo de maltrato. La violencia y maltrato hacia las mujeres mayores es una realidad invisibilizada, es necesario establecer medidas específicas para visibilizarla, y dedicar recursos a conocer datos sobre esta realidad y poder así establecer medidas adecuadas para abordarla.

Como ecofeministas nos comprometemos a seguir trabajando por una sociedad feminista, igualitaria y justa, desde la que construir alternativas a la grave crisis global ecológica y energética hacia la que nos encaminamos si no somos capaces de promover nuevos valores culturales. Es precisamente la lógica patriarcal y machista de la explotación y la subordinación de cuanto nos rodea la que nos ha empujado como sociedad hasta este punto. Aún estamos a tiempo de modificar nuestra forma de relacionarnos entre las personas y con el mundo para reconocer los derechos de todos los seres vivos y poder garantizar un futuro viable y  sostenible de  las sociedades humanas.

Comentarios cerrados.