El síndrome del enfermo incomprendido. Un artículo de José Lietor

Supongamos que visitamos a nuestro médico de cabecera. Supongamos que nuestro médico (quizás médica), nos observa someramente. Supongamos que sin mediar conversación alguna o tras contadas palabras, analiza nuestros síntomas y emite un diagnóstico. Supongamos que tras ese “sabio” diagnóstico, procede a recetarnos un milagroso medicamento. Supongamos que nos administramos…

Seguir leyendo