El Ayuntamiento de Jaén abandona cualquier posibilidad de remunicipalizar el servicio de autobús urbano

En lo que para nosotros es un error histórico el equipo de Gobierno de la ciudad de Jaén ha tomado la decisión de iniciar los trabajos de un nuevo pliego de condiciones para volver a adjudicar el servicio.

Creemos que los autobuses urbanos y el servicio de transporte público son fundamentales y su rentabilidad no se puede medir sólo en terminos económicos.

Con la adjudicación de la empresa que se encargará de la elaboración de un informe de

Pepa Jiménez, coportavoz de EQUO Verdes Jaén

diagnóstico y la redacción del pliego de prescripciones técnicas del que pretenden que sea el futuro servicio de transporte urbano de la capital, el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Jaén deja claro que ha dado la espalda definitivamente a la posibilidad de remunicipalizar este servicio, desoyendo a la ciudadanía de la ciudad”. Así se ha manifestado hoy Pepa Jiménez, coportavoz de EQUO Verdes en Jaén refiriéndose a esta adjudicación y afirmando que “el transporte público es un servicio fundamental y no puede medirse solo en función del beneficio económico, sino de las ventajas añadidas que aporta su uso”.

Como hemos venido defendiendo, la movilidad es un derecho y no puede estar sometido a la necesidad de obtener beneficios y por ello proponemos que sea el Ayuntamiento quien dé un paso al frente y se decida a prestarlo de manera directa. “Creemos, afirma nuestra compañera, que la nulidad del contrato con la actual concesionaria ha abierto una ventana de oportunidad para poder asumir el servicio sin costes adicionales y no se entendería que acabara de nuevo en manos privadas”.

Es necesario que se entienda la necesidad de hacer una planificación 100% pública basada en la rentabilidad social y ecológica y se integren todos los modos de movilidad en el marco de un nuevo modelo, innovador, tan ambicioso como requiere la que será la “nueva normalidad” urbana”.

Para EQUO Verdes es fundamental diseñar la ciudad pensando en las personas y en ello se englobaría la peatonalización de calles, facilitar el uso de la bicicleta en los desplazamientos urbanos, la reducción del uso del transporte privado y el relanzamiento del uso del transporte público en la ciudad.

Estamos oyendo declaraciones de muchos responsables políticos sobre el cambio que queremos para nuestras ciudades tras la experiencia de la Emergencia Sanitaria de la COVID19, pero llegado este momento no vemos en absoluto la predisposición necesaria para hacer realidad esos cambios y provocar una nueva ciudad pensada por y para la ciudadanía.

 

Comentarios cerrados.