Solicitamos reunirnos con la Subdelegada del Gobierno ante la pasividad para poner remedio a la situación del río Zumeta

Queremos pedir que la Subdelegación se implique en poner remedio a la situación y exija a la Confederación Hidrográfica del Segura y a Iberdrola que asuman sus responsabilidades al respecto.

Ante la falta de actuación por parte de quienes tienen que poner remedio a esta situación, declara Cristina Hernández, coportavoz de nuestro partido en la provincia, desde EQUO Jaén hemos mandado una petición de reunión con la Subdelegada para poner sobre la mesa la situación desesperada del río Zumeta y la pasividad con la que se está actuando pese a las manifestaciones de que se habían puesto ya manos a la obra para reparar el daño”.

Foto de Antonio Guirao

Ante las imágenes publicadas en redes sociales en los últimos días en las que se aprecia que no se había hecho nada y que el cauce del río seguía completamente seco, hemos decidido dar un paso más y tratar de implicar a la Subdelegación para que ponga fin a esta situación que está afectando a los ecosistemas de la zona.

Esta situación deriva de una actuación por parte de Iberdrola que, incumpliendo todos sus compromisos asumidos por ley, está poniendo en peligro el equilibrio natural de la zona, han declarado desde EQUO. “Ni queremos buenas palabras ni intenciones de reparación, continúa Hernández, queremos que se resuelva ya el problema y que se asuman las responsabilidades que se puedan derivar”.

Ante la oleada de denuncias en redes sociales, desde la Confederación Hidrográfica del Segura se aseguró que ya se habían acordado medidas que pondrían fin a la sequía del caudal, pero a día de hoy no se aprecia ninguna actuación al respecto.

Desde EQUO nos pusimos en contacto desde el primer día en que se dio a conocer esta situación con la Asociación Para la Conservación Piscícola y los Sistema Acuáticos del Sur y con Antonio Guirao, que lo ha venido denunciando en redes sociales, para ofrecer todo nuestro apoyo.

Para EQUO esta actuación pone de manifiesto el lavado de cara verde que muchas empresas intentan de cara a conseguir el beneplácito de algunos sectores de la población muy implicados y concienciados en la conservación del medio ambiente, pero que en el fondo esconde posturas del más puro estilo capitalista depredador en las que da igual las consecuencias, interesadas solamente en obtener el más rápido beneficio económico a costa de lo que sea.

Comentarios cerrados.