La Ecología Política como motor del cambio en Andalucía. Apuntes de la charla coloquio con la coportavoz federal de EQUO, Rosa Martínez, en Jaén el 14 de Marzo de 2015.

Se puede ver toda la charla en el siguiente enlace:
http://youtu.be/W2df-hkAyzE

Que estamos en una crisis sistémica es algo que a nadie ya se le escapa. Las múltiples facetas de esta crisis están todas entrelazadas y no podemos querer dar una solución sin afrontarlas de manera conjunta. No caigamos en la facilidad de querer circunscribir la crisis a su faceta económica, puesto que esto nos hará volver a caer en los mismos errores del pasado. La crisis política, medioambiental, educacional…son términos que debemos sacar a relucir y poner encima de la mesa para poder garantizar la salida de la crisis preparados para un futuro que tiene que ser mejor y más sostenible. Hemos de dejar de pensar, con la lógica mercantilista, que lo que no se puede medir en euros no interesa.
Tenemos que pensar en una economía en términos ecológicos. Estamos en una sociedad en la que las personas somos meros engranajes del sistema productivo, que además para nada distribuye la riqueza, sino que la acumula en las manos de los oligopolios que todo lo controlan.
Un buen ejemplo de ello es el lobby energético. En nuestro país este grupo de empresas actúan de una manera totalmente “salvaje” provocando incluso legislaciones que van completamente en contra de los intereses ciudadanos y de las directrices de la Unión Europea, a las que nuestro país se ha sumado. No interesa hacer una política energética más eficiente porque ello conllevaría la reducción de la factura y eso, evidentemente, no interesa al Oligopolio.
Tenemos que apostar por las renovables, pero tenemos que ir más allá. Nuestra apuesta tiene que ser por la producción y el control local de esa energía. Cada zona sabe cómo y de qué manera puede explotar sus fuentes de energía renovable.

Rosa Martínez, coportavoz federal de EQUO

Rosa Martínez, coportavoz federal de EQUO

Por otro lado, en un puntal imprescindible de la economía andaluza como es la agricultura, apostamos por la agricultura ecológica. Por muchas razones el futuro de nuestros campos pasa sin duda por ella y sus beneficios añadidos son enormes para una tierra con nuestro potencial. La salud, los puestos de trabajo, el estado de nuestros campos…todo ello se verá beneficiado por el empleo de técnicas de agricultura ecológica.
Hemos de salirnos, en definitiva, de una sociedad del “tener” y encaminarnos a una sociedad del “ser”. La cooperación y la justicia social son nuestras bazas para un futuro mejor y no vamos a renunciar a ellas. En ese camino la justicia ambiental es fundamental puesto que las catástrofes ambientales las pagan las sociedades y sobre todo su parte más deprimida. La in
justicia ambiental se traduce en injusticia social.
En política es fundamental la transparencia y la rendición de cuentas. Hay que publicar los datos y además hacerlos accesibles y comprensibles. Es imprescindible, en este campo, la elaboración de los presupuestos participativos. Los ciudadanos tenemos que saber cómo y porqué se gasta nuestro dinero y sobre todo poder decidir sobre ello.
Ha llegado el momento de crear política en red, y los “Ganemos” son buena muestra de ello.
Todo este cambio en la sociedad debe estar provocado por la unión de las instituciones y la calle en pos de una sociedad mucho mejor. Tenemos que trabajar con un pie en la calle y otro en las instituciones para que el cambio sea posible y no se quede en ilusiones. Tenemos que entender que estamos pidiendo un cambio en los esquemas de poder y sin duda esto crea muchas resistencias de aquellos a los que no beneficiaría ese cambio. Sin el apoyo de la calle y la constante participación no llevaremos a ningún sitio esta marea de cambio que la sociedad reclama. Las redes de participación son el mejor ejemplo de ese trabajar en la calle que en ningún caso se debe perder.
Es imprescindible hacer que la ciudadanía se sienta escuchada y partícipe del cambio que proponemos. Hay que actuar de manera local para afrontar los retos globales a los que nos enfrentamos (migraciones, cambio climático, energía…) Ahí, el apoyo al comercio y la industria local y las redes de cercanía nos dan un punto de apoyo importante a la hora de empezar a provocar el cambio, apoyado todo en una educación que nos enseñe a “ser” y no que priorice el “tener”

39 comentarios

No se admiten más comentarios