EQUO afirma que la re-nacionalización de YPF es un episodio más de la guerra por el petróleo que sigue sin resolver el urgente cambio de modelo energético

El Portavoz de EQUO, Juan López de Uralde, ha afirmado que el
gobierno español confunde los intereses de una empresa con los de
la ciudadanía.

Para EQUO el conflicto abierto entre el gobierno argentino y el
español por el petróleo es una prueba más de que es el momento
de caminar hacia un nuevo modelo energético sostenible y que
no sea perjudicial para nuestro planeta y dejar atrás los conflictos
comerciales y guerras por el oro negro, un recurso escaso y muy
contaminante.

El Portavoz de EQUO, Juan López de Uralde, ha afirmado que “la
decisión del gobierno argentino es sin duda legítima; pero nada
parece indicar que esta nacionalización vaya a implicar un cambio en
el modelo de negocio, sino simplemente un cambio de titularidad, por
lo que parece que estamos en un conflicto puramente mercantil y de
negocio”

Para, EQUO esta nacionalización debería ser una oportunidad
para Argentina de emprender un nuevo camino hacia un modelo
energético bajo en emisiones y que contribuya a luchar contra el
cambio climático.

Asimismo, para el Portavoz de EQUO, Juan López de Uralde,
la reacción del gobierno del PP ha sido “absolutamente
desproporcionada y sinsentido”.

“Tenemos a todo un gobierno en pie, defendiendo los intereses de
una multinacional; ese mismo gobierno que desde que ha llegado al
poder anuncia recortes semanales y pérdidas de derechos mediante
notas de prensa. Es un despropósito” ha afirmado Uralde quien
ha añadido que intentar convertir este conflicto entre un gobierno legítimo (el argentino) y una empresa en una cuestión nacional y de
orgullo patrio es “trasnochado y populista”.

EQUO reitera su compromiso con el desarrollo de modelo energético
100% renovable, que acabe definitivamente con la dependencia del
petróleo; y que deje el oro negro en el subsuelo.

En este sentido, para EQUO la apuesta de los gobiernos actuales,
entre los que se encuentra el argentino y el español, por el petróleo,
demuestra su ceguera, cortoplacismo y falta de compromiso con las
generaciones futuras y por un planeta más sostenible.

Comentarios cerrados.